Bypass gástrico

El bypass gástrico o derivación gástrica es la técnica de cirugía bariátrica más utilizada en diversos países por su baja tasa de mortimorbilidad, los buenos resultados a largo plazo y la calidad de vida tienen los pacientes sometidos esta intervención.

La pérdida de peso tras un bypass gástrico depende mucho de la conducta del paciente tras la intervención. Puede situarse entre 50 y 75% del exceso de peso, en periodo que va de los 6 a 12 meses tras la intervención (pueden perderse hasta 5 kg. por mes al principio), después el peso a estabilizarse, incluso a revertir (ganando otra vez peso) si el paciente no sigue las pautas de alimentación y ejercicio recomendadas por el equipo médico que lo trata.

Se considera la mejor técnica de cirugía de la obesidad de peso y para el control del mismo a largo plazo y que se ha utilizado durante más tiempo (40 años, frente a los 20 de la banda gástrica o 10 años de la gastrectomía vertical).

Además, algunos estudios han demostrado que el bypass gástrico genera una disminución de los niveles de glucemia e insulina en la sangre, por lo que se ha considerado una “cura” para personas con diabetes tipo II con insulinodependencia.

El bypass gástrico es un técnica de cirugía bariátrica mixta:

  • Reduce el apetito. Mediante grapas de titanio se crea un nuevo estomago, con capacidad reducida de 20 a 50 ml, con lo que podrá ingerir muy poca cantidad de alimento. Sin embargo, la poca distensión de este pequeño estómago hace que se inhiba el centro del hambre al nivel del cerebro y con esa cantidad de comida se tiene la sensación de haber comido una gran cantidad.
  • Reduce la absorción de nutrientes y calorías. Este nuevo estómago se conecta directamente al intestino delgado para que los alimentos no pasen por las primeras asas intestinales y se produzca una menor absorción de nutrientes y calorías.

El procedimiento puede hacerse por vía abierta (laparotomia) o por vía endoscópica, siendo está la más usada porque reduce la estancia hospitalaria, presenta menos infecciones de la herida, menos tasa de hernia incisional y permite al paciente recuperar su vida normal en menos tiempo.

  • La intervención dura entre 2 – 2,5 horas.cirugia bariatrica
  • No hay necesidad de estancia en UCI tras la operación.
  • La misma tarde, el paciente ya se mueve por la habitación
  • Alta en 48 horas y recuperación a una vida normal en 7 días.

Riesgos asociados a un bypass gástrico:

  • El principal incoveniente del bypass gástrico es la tasa de mortalidad asociada, que se sitúa entre el 0,3 % y el 1,3% de los pacientes operados ( frente al 0,10% de la banda gástrica o el 0,25% de la gastrectamía vertical). De hecho, la Asociación Americana de Cirugía de Obesidad (ASBS) sólo acredita como Centro de Excelencia aquellos con una mortalidad inferior al 1%.
  • A ello hay que unir los posibles riesgos que conlleva cualquier intervención quirúrgica: sangrado, trombosis, estenosis, dumping, obstrucción intestinal,…
  • El paciente debe tomar vitaminas de por vida y son necesarios controles anuales.

Todas nuestras intervenciones de bypass gástrico se realizan con un equipo multidisciplinar que le dará soporte antes y después de su intervención:

  • Seguimiento clínico por el equipo quirúrgico.
  • Tratamiento y educación dietética por la Nutricionista.
  • Cambios en el estilo de vida: pautas alimenticias y ejercicio físico adecuados a las limitaciones y necesidades de cada paciente.

informacion cirugia bariatrica