Post-operatorio

Tras la realización de una intervención de cirugía bariátrica para reducir el estómago y su posterior alta médica hospitalaria iniciamos un programa de revisiones periódicas para comprobar que su recuperación se desarrolla con normalidad.

La primera revisión se realiza transcurrida una semana de la operación y durante los tres siguientes meses haremos una revisión mensual, posteriormente cada tres meses y cada 6 meses durante el segundo año.

En estas visitas realizaremos los controles analíticos pertinentes y le iremos dando las pautas nutricionales y de ejercicio que debe seguir y los cuidados para que  la piel se adapte al adelgazamiento.

La alimentación tras la cirugía bariátrica:

Tras una reducción de estómago debe acostumbrarse a comer raciones muy pequeñas cada poco tiempo. Si fuerza la ingesta, vomitará. Durante las primeras semanas sólo tomará líquidos (4-6 semanas), luego alimentos triturados o en puré y finalmente sólidos.

Pasados 6 meses ya podrá tomar casi todo tipo de alimentos. Gracias a la reducción del estómago le resultará fácil perder peso sin pasar hambre y mantenerse, si limita la ingesta de alimentos ricos en calorías.

Perdida de peso:

dieta de adelgazamientoTras su intervención comenzará a perder  peso, primero rápidamente y después más despacio, hasta estabilizarse.

La cirugía bariátrica permite conseguir perdidas de sobrepeso del 30% al 50%, aunque no todo el mundo pierde lo mismo: el sexo, la edad,… influyen en la perdida de peso

La máxima perdida de peso ocurre durante los 18 meses posteriores a la cirugía, aunque a veces en el segundo año se gana algo de peso (de 5-8 Kg).

Mejoras en su salud y su calidad de vida.

Además, al perder peso, tras su reducció de estómago mejorará mucho de los síntomas de otras afecciones asociadas a la obesidad ( hipertensión, diabetes, apneas,…) , mejorará su mobilidad y resistencia, aumentará su autoestima, mejorarán su relaciones interpersonales y de pareja,…

Pero, no debe olvidar, que para que todo esto se cumpla deberá cambiar sus hábitos de vida: siguiendo las pautas nutricionales y de ejercicio físico.

Tras una reducción de estómago debe acostumbrarse a comer raciones muy pequeñas cada poco tiempo. Si fuerza la ingesta, vomitará. Durante las primeras semanas sólo tomará líquidos (4-6 semanas), luego alimentos triturados o en puré y finalmente sólidos.

Pasados 6 meses ya podrá tomar casi todo tipo de alimentos. Gracias a la reducción del estómago le resultará fácil perder peso sin pasar hambre y mantenerse, si limita la ingesta de alimentos ricos en calorías.

Vuelta a la actividad:

Tras su operación podrá volver a su vida normal de forma progresiva. Durante las primeras semanas deberá evitar coger  peso o realizar esfuerzos.

Para favorecer la perdida de peso debe iniciar de forma progresiva un programa de ejercicios que incluya caminar, ir en bicicleta, la natación, … a partir del segundo mes.

Medicación a tomar:

Deberá seguir tomando la medicación que tomaba antes de la operación de reducción de estómago, aunque habrá que modificarle las dosis conforme vaya perdiendo peso.

También es posible que deje de tener que tomar algunos medicamentos para tratar enfermedades asociadas a sus obesidad(diabetes, hipertensión arterial…).

Como norma suelen prescribirse complejos de vitaminas y minerales que, dependiendo del caso, se suspenden si se sigue una alimentación variada, o tendrán que tomarse de por vida.